Libreando Club®
19/2/2021

ANSIEDAD… ESE GRAN CONOCIDO ¿O DESCONOCIDO?

Un relato sobre la ansiedad.

Existen muchas palabras que forman parte de nuestro día a día: desde las más simples como las comidas, las que designan objetos o las muletillas que todos incluimos en nuestro vocabulario; hasta las más complejas, aquellas que forman parte de nuestro trabajo o que podemos descubrir con cada libro que leemos. Palabras, palabras y más palabras… La mayoría de ellas las pronunciamos sin ser conscientes de lo que significan, ya que realmente no nos paramos a pensar en todo lo que pueden implicar. Por ejemplo, la palabra ansiedad… ¿Alguien sabe las repercusiones que tiene? Cualquier cosa es susceptible de “provocarnos ansiedad”: el trabajo, la aproximación de un plazo de entrega, la falta de tiempo para organizar un viaje… ¿Pero es ansiedad, o algo que nos hemos acostumbrado a llamar de esa forma?

La ansiedad es un sentimiento que provoca miedo, temor y que puede provocar trastornos que nos impidan llevar a cabo las tareas del día a día. Desde hace unos meses (y debido a la pandemia mundial que nos atañe) la palabra ansiedad se ha ido convirtiendo en una palabra tan común como puede ser un “buenos días” o dar las gracias. Actualmente, todos sufrimos ansiedad: ansiedad al ver como alguien se aproxima a menos metros de los recomendados; ansiedad al ver que aumentan la cantidad de infectados; ansiedad al descubrir que nos confinan, que podemos estar mucho tiempo sin ver a nuestros seres queridos; ansiedad, ansiedad y más ansiedad. ¿Pero nos hemos parado a pensar si es un sentimiento de tristeza y desesperación que nada tiene que ver con la ansiedad?

Es cierto que es más fácil utilizar el término que todos usan, continuar transmitiendo el mensaje que nos ofrecen desde los medios de comunicación, seguir aumentando una “bola” que cada día es más grande y llena de incongruencias. La palabra ansiedad representa el extremo, ese punto en el que ya no puedes más y necesitas liberarte, olvidar y pasar página de cualquier forma. La palabra ansiedad significa ayuda, significa necesitar ayuda de los que nos rodean y de profesionales para superar algo que no seríamos capaces de superar por nosotros mismos. En cambio, la palabra agobio es diferente… la palabra agobio implica estrés circunstancial, implica que en un momento dado necesitamos un escape, pero no de forma tan radical como lo necesitaríamos con la ansiedad, sino con mucha menos urgencia. Es cierto que todo agobio puede desencadenar ansiedad… ¿Pero por qué adelantarnos a los acontecimientos? La mayoría de las personas tienden a vivir pensando en el futuro, en cómo quiere ser, en las consecuencias que todas sus acciones del presente puedan desencadenar.

Vivamos el presente, no vivamos el futuro. Seamos conscientes de qué nos pasa en cada momento. No agravemos situaciones, intentemos resolverlas desde su punto más bajo sin necesidad de incrementar su gravedad. Pensemos en positivo, siempre. Sigamos adelante, luchemos por ello. Ayudemos a los que lo necesitan, porque quizás esas personas también nos hayan ayudado antes. Sigamos adelante, pensemos en todo lo que tenemos a nuestro alrededor: gente que nos quiere, un presente y también un futuro por descubrir. De nosotros depende cómo queremos vivir, de qué nos queremos reír y sobre todo… cuales son las razones que nos animan a sobrevivir.

ANSIEDAD… ESE GRAN CONOCIDO ¿O DESCONOCIDO?

Suscripción de libros sorpresa según tus gustos

DESCUBRE MÁS

Nuria Castro

Nuria Castro (1996, Ciudad Real) Graduada en Administración y Dirección de apasionada de la lectura desde los 6 años busca siempre que puede evadirse en un buen libro. LinkedIn.

Últimos posts

Newsletter

Sé el primero en leer nuestros próximos artículos

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.