Libreando Club®
24/11/2021

Libros prohibidos en el mundo

Hay libros que no han caído muy bien en las altas esferas del clero, algunos inclusive han sido censurados por considerar que están en contra de los dogmas religiosos, además de la fe y moral de los fieles. Por ese motivo la Iglesia católica elaboró una lista de libros prohibidos a los que ningún fiel debía acceder. 

Hay libros que no han caído muy bien en las altas esferas del clero, algunos inclusive han sido censurados por considerar que están en contra de los dogmas religiosos, además de la fe y moral de los fieles. Por ese motivo la Iglesia católica elaboró una lista de libros prohibidos a los que ningún fiel debía acceder

El nombre del catálogo de libros al cual los católicos prohibieron acercarse se llamó Index Librorum prohibitorum, creado a mediados del siglo XVI. En este índice el catolicismo buscó hacer presión para que los textos que no estaban en concordancia con su sistema de creencias no llegaran al público.

En el momento que la imprenta inventada por Gutenberg aumentó el número de reproducciones, el esfuerzo de la Iglesia también aumentó. Así se buscó tener un control desde la reproducción hasta la distribución, sin afectar los intereses. Los libros prohibidos han sido muy extensos, en torno a las listas que se han desarrollado sobre los mismos.

La Iglesia optó por castigar a los fieles para desincentivar la lectura y reproducción de estos libros. En caso de que los leyesen, había una serie de castigos: el más edulcorado era la excomulgación, aunque también se castigaba con tortura e inclusive es la muerte.

libros antiguos prohibidos

¿Cuáles han sido los autores más relevantes con libros prohibidos?

En este apartado incluiremos no solo los libros ilegales en el mundo más importantes, sino también información sobre los autores que han sufrido la censura.

Martín Lutero

Es evidente que estos textos estarían prohibidos. El reformista alemán dividió al catolicismo. El movimiento iniciado por Lutero se conoció bajo el nombre de Reforma protestante, que consistió en crear varias religiones que fueron agrupadas bajo el protestantismo.

Martín Lutero
Martín Lutero

Giordano Bruno

Fue miembro de la orden de los dominicos, cuyas teorías y razonamientos teológicos lo llevaron a ser quemado vivo. La inquisición romana lo nombró culpable de herejía y todo el escrito del monje se prohibió. La iglesia no estuvo de acuerdo con que se dijese que el Sol era una estrella más. Giordano Bruno se dedicó a desafiar a la Inquisición.

Giordano Bruno
Giordano Bruno

Nicolás Copérnico

Seguro que Nicolás Copérnico te suena de haberlo dado en alguna clase del instituto.  Fue a través de él que se postuló el modelo heliocéntrico del universo. El Sol como centro de todo y la tierra girando alrededor. Esto fue contradictorio a la imagen que la Iglesia sostenía de que el hombre estaba hecho a semejanza e imagen de Dios, por lo que debía estar en el centro de todo. Por lo que sus escritos fueron vedados.

Nicolás Copérnico
Nicolás Copérnico

Los miserables de Victor Hugo

Hasta 1959 la Iglesia lo incluyó en el listado de libros prohibidos por la Iglesia. No estaba de acuerdo de la forma en que Victor Hugo trató el tema de Dios y del clero en sus páginas, únicamente porque no estuvo adecuada a la visión ortodoxa.

Victor Hugo
Victor Hugo

Justine y Juliette del Marqués de Sade

No es sorprendente que los libros del Marqués de Sade hayan terminado siendo censurados por la Iglesia. Las temáticas siempre provocadoras de sus personajes llevaron a que fuese considerado un inmoral.

En las páginas de Justine y de Juliette, Sade establece varios escenarios repletos de perversiones sexuales colocando en cuestión las ventajas de mantener una vida religiosa.

Marqués de Sade
Marqués de Sade

El fin del Índice de libros prohibidos por la Iglesia

A pesar de que la cantidad de libros prohibidos por la Iglesia fueron enormes, en un caso denominados libros prohibidos opus dei llegaron a su fin a medidados de los años 60. El Papa Paulo VI reorganizó el Santo Oficio y dejó sin competencias el Índice, a pesar de que era una brújula moral, carecía de valor penal.

Los tiempos de censuras de otros escritores como Diderot, Rousseau, Voltaire, Kant, Hobbes, Balzac, Hume, Descartes y Simone de Beauvoir, quedaron atrás. Hubo algunos que ni siquiera se contempló prohibirlos, porque estaban condenados definitivamente, como Marx, Schopenhauer y Nietzsche. 

El fin del Índice de libros prohibidos por la Iglesia

Historia de libros prohibidos por la Inquisición

El control de las consciencias en territorios como Nueva España era parte de una misión eclesial, en vista que desde la reconquista española y la expansión del protestantismo en Europa, el ímpetu por defender al catolicismo de prácticas heréticas estableció un control muy amplio que no solamente abarcó las conductas sino también el consumo de ideas. 

La Inquisición fue implementada en Aragón desde el siglo XIII, a pesar de esto, no fue hasta 1480 que se terminó expandiendo por todo el territorio español manteniéndose bajo iniciativa de los Reyes Católicos, como una respuesta a la expansión del protestantismo, la Inquisición fue un tribunal que aseguró la protección del catolicismo frente a cualquier culto

Luego del proceso de conquista el modelo fue implementado en el Nuevo Mundo, a pesar de que las primeras décadas de dominio español no se definió el alcance, además de que no se delimitaron los cargos y funciones por lo que era ejercido de manera improvisada. 

No fue hasta 1571 cuando la Santa Inquisición se instituyó formalmente en Nueva España, además de determinarse que los indígenas no eran parte del tribunal.

La Inquisición se hizo con la autoridad de confiscar las obras que considerara necesarias, las cuales estaban en un índice que fue emitido y revisado de forma continua por el papado, el famoso Index Librorum Prohibitorum. Ahí estaban los textos contrarios a las costumbres correctas, que eran difundidas de ideas peligrosas e inmorales, que no solo eran obscenas e inútiles, sino que también atentaban contra la Iglesia.

A parte de confiscarlos, también los podían quemar o guardar bajo llave en monasterios para que solamente fuese leído por personas acreditadas. También era común el acto de censura, si en obras no prohibidas aparecían ciertos fragmentos considerados inadecuados se ocultaban con tinta, siendo el resto de la lectura permitida.

Aunque había un control muy estricto en torno al comercio de libros prohibidos por el Vaticano, ciertos libreros lo introducían de contrabando y los vendían a precios altísimos. Los comisarios encargados de revisar la introducción de libros traían, en los puertos de llegada, el Index, aunque algunos comerciantes y libreros se las ingeniaban para ingresar los que estaban prohibidos ya que los introducían en depósitos de fruta, en cajas de doble fondo o barricadas de vino. 

Los novohispanos pudieron leer libros prohibidos de autores griegos como Virgilio, Plutarco, Homero y Ovidio. De igual forma fueron prohibidas versiones heterodoxas de la Biblia y ciertas obras literarias como Amadis de Gaula y Lope de Vega

Las personas que tuviesen los medios suficientes podían hacer un número significativos de reproducciones de un libro, bajo un costo óptimo y en un período de tiempo cortísimo. Tengamos en consideración que, durante la Edad Media, copiar un libro podía tomar hasta 10 años, y esto terminaba abriendo una puerta a la reproducción masiva y la distribución libre de los libros, y por supuesto, de las ideas contenidas por estos.

Por tal motivo, en el siglo XV tanto los gobiernos como la Iglesia Católica se enfocaron de buscar caminos legales con los pudiesen controlar la industria de la edición e impresión, de forma de evitar la diseminación de críticas del sistema político, además de la propagación de los textos heréticos. Se expidieron licencias para imprimir y vender libros, además de emitirse leyes y códigos. Los actos de censura cometidos fueron extenuantes.

El índex tiene sus antecedentes, como el Index Paulino, que fue promulgado por el papa Paulo IV el año 1559 donde prohibió más de 500 autores, además de establecer una lista de obras independientes. Cinco años más tarde fue publicado el Index Tridentino, que fue denominado así por haber sido aprobado durante el Concilio de Trento, siendo un antecedente directo del Index Librorum Prohibitorum. La finalidad, según afirma, era proteger la fe y moral cristianas de las herejías y los libros inmorales.

En caso de que la Congregación del Index lo disponía de esa manera, durante el tiempo de vigencia, los autores que eran señalados como inmorales podían entrar —y salir, en algunas ocasiones— de la lista.

Libros prohibidos en el mundo

Suscripción de libros sorpresa según tus gustos

DESCUBRE MÁS

Libreando Club

Gracias por visitarnos, amante de las humanidades. ¡Nos leemos! 😊


Últimos posts

Newsletter

Sé el primero en leer nuestros próximos artículos

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.