Fernán Caballero (1796-1877) – Biografía & Curiosidades

A pesar de la revolución que el Siglo de Oro representó para la literatura femenina, aun en el siglo XIX era poco aceptada la idea de una mujer como profesional de la escritura.

Esto obligó a muchas autoras a optar por el anonimato o nombres falsos con respecto a sus publicaciones.

Es el caso de la artista española llamada Cecilia Böhl de Faber y Ruiz de Larrea, originaria de Suiza, quien impactó a la escritura y al folklore español durante su época utilizando el pseudónimo de Fernán Caballero.

Su estilo de escritura se caracteriza por la expresión pintoresca y tradicionalista de su ideología. Aun así, no reconocía a las injusticias sociales como parte de las costumbres españolas.

Basa sus pensamientos en las ideas católicas progresistas que figuras femeninas importantes de la religión habían formado en siglos pasados.

La mayor influencia de su perspectiva de la vida fue su padre Juan Nicolás Böhl, quien seguía fielmente al surgimiento del movimiento romántico. Sin embargo, su hija se vería atraída por los conceptos del Realismo y Naturalismo.

Fernán Caballero

Matrimonio e influencias culturales

En su juventud, el padre de Cecilia se aseguró de rodearla con la estricta educación católica. Iniciando su vida adulta, contrae matrimonio con un joven perteneciente a la milicia.

Este casamiento tuvo una corta duración, puesto que su marido fallece un año más tarde en tierras puertorriquenses.

Cecilia vuelve a casarse con una figura política con quien reside en la localidad de Sevilla, en una región rural. Más adelante, Cecilia tomaría a este lugar como principal inspiración del naturalismo incluido en sus obras.

Las experiencias de su vida en Sevilla y la evidencia de diferentes tradiciones que no se hallaban tan presentes en otras zonas del país también ejerció un fuerte impacto en la literatura de Cecilia, con fuertes referencias folklóricas en sus obras.


Inicios literarios como respuesta de su necesidad económica

El segundo matrimonio de Cecilia tuvo el mismo destino que el primero: el fallecimiento de su esposo, por lo cual vuelve a intentar la vida matrimonial por una última vez con un miembro del consulado español australiano.

La situación financiera que la pareja tenía es lo que impulsa y le da la oportunidad a Cecilia de empezar un trabajo profesional a través de la literatura, que había considerado desde su juventud.

De esta manera, publica su primera novela, inicialmente redactada en el idioma francés, llamada La Gaviota, recibida con tanta aclamación por la crítica hasta ser comparada con el trabajo de una gran figura europea literaria, Walter Scott.

La obra trata temáticas relevantes, incorporando la descripción de aspectos culturales de la España del siglo XIX utilizando el Realismo, permitiendo que las costumbres y los paisajes españoles fueran conocidos a nivel internacional.

Su redacción pintoresca y específica de los elementos naturales y tradicionales que la rodeaban le hicieron alcanzar la fama con esta magnífica pieza literaria que continúa siendo estudiada en la actualidad.

No obstante, su carrera literaria no culminó con esta obra. Al contrario, apenas iniciaba una gran carrera como escritora que incluyeron trabajos como Clemencia, La Farisea y La familia de Alvareda.


Importancia para la cultura española

Si bien es cierto que Cecilia, a través del pseudónimo de Fernán Caballero, presentaba una situación narrativa distinta en cada uno de sus relatos, todos tienen en común la inclusión de elementos naturales y culturales de España.

De esta manera, la autora fue celebrada en la nación no solo por su brillante perspectiva de la cultura, sino por la representación folklórica española que Cecilia logró hacer llegar a todas partes del mundo con sus obras.

Hasta principios del siglo XIX, la inclusión de aspectos tradicionales clásicos se había desvanecido en la literatura española. Cecilia de Faber es acreditada como la responsable del resurgimiento de este estilo de escritura.

Un aspecto controversial de las obras de Cecilia como Fernán Caballero es su uso de características culturales en un contexto moderno, aspecto que inicialmente fue criticado por los amantes de la literatura.

Cecilia se atrevió a cuestionar la integridad social de la mujer y como ésta era representada antes del Siglo de Oro a través de los relatos folclóricos antiguos, oponiéndose a la desigualdad de género.

Aun así, el propósito de sus obras era que la población española, sobre todo la juventud, apreciara y retomara las costumbres españolas que se habían desvanecido con el pasar de los años.



¡Suscríbete a nuestro Blog!Mantente al tanto de novedades, sorteos, descuentos,...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*