Nuevo libro de Ignacio Barroso, Operación Petanca

¿Una novela negra que se aleja del tópico de detectives de pasado tormentoso?, ¿donde los malos son unos hijos de puta, pero tienen un pasado que explica su presente? ¿Una revista que no pasa de ser un fanzine dedicado al género negro con una exclusiva que jamas habría soñado? Desamores y engaños… Fanatismo ideológico como cortinas de humo…

Todo esto y más es lo que encierra Operación Petanca, una novela que arranca con la aparición del cadáver de un toxicómano en las inmediaciones del Cementerio de la Almudena de Madrid, seguida de varias agresiones por parte de una organización juvenil de extrema derecha que responde al nombre de Verdaderos Patriotas, serán las responsables de sacar a la luz una trama de corrupción y tráfico de drogas dirigida por un ex comisario de la Policía Nacional, un legionario retirado y un antiguo carterista.

Por su parte, los personajes dan voz a una historia en la que nada queda al azar. Sus silencios y miedos. El pasado que ha hecho de ellos lo que ahora son o, en términos revertianos, los cadáveres que han ido dejando atrás en su vida se encargan de hacer de ellos personas como tú o como yo. Gente de a pie que puedes encontrarte en la calle un día cualquiera. Algo que, bajo la perspectiva del escritor de la novela, hace que todo cuanto se cuenta si bien es fruto de mi imaginación, consigue dotar a la historia de cierto realismo. Un espacio actual en el que la denuncia social también tiene cabida en algunos pasajes en los que con cierta dosis de humor ácido se muestran dos Españas diametralmente opuestas. La de aquellos que miran al pasado con nostalgia, sintiéndose incapaces de comprender el mundo en el que viven. Y la de aquellos que miran al futuro con esperanza. Para muestra un botón o, en este caso, un párrafo de Operación Petanca:

Pese al aire festivo, desde algunos balcones ancianos de rostro curtido y recuerdos seniles de su juventud (de estos de andamio, carajillo, pagas del 18 de Julio y monedas con caras del Caudillo), miran con reprobación a los que pueblan la plaza. Nada que celebrar. Lo suyo no es normal. Más bien una enfermedad. El 12 de Octubre sí que es una celebración y no esto. ¡Por Dios! Maricones y tortilleras. España quién te ha visto y quién te ve. Zarandajas al uso de machos de pelo en pecho que en lugar de asumir la decadencia típica de la edad se limitan a añorar las épocas pasadas, a la espera de que el urólogo introduzca el índice en su recto y les haga un pronóstico de su salud prostática.

Llegados a este punto, me gustaría compartir con vosotros algo de lo que hay detrás de Operación Petanca. No, no voy a hablar de horas de soledad delante de un teclado o frente un borrador boli rojo en mano. Es algo más personal. El origen de la historia en sí. Cuando tuve la idea, que un principio no iba a pasar de un relato más o menos largo, colaboraba con la gente de Fiat Lux novelando crímenes reales y un buen día se me ocurrió algo que en cierto modo me quitó el sueño. ¿Qué ocurriría si escribiendo uno de esos Expedientes Fiat Lux me encontraba con un caso que podría molestar a terceros? Le estuve dando vueltas y escribí un primer borrador que no había por dónde cogerlo. La trama se complicaba demasiado como para resumirla en un relato. Demasiados flecos sueltos y no me acababa de convencer. Descarté la idea un par de semanas y sin ser consciente de ello, un día la idea preliminar de Operación Petanca vino a mí. El resto solo fue cuestión de escribir, corregir y podar la primera versión de la novela. De hecho, cuando puse el punto y final, la criatura superaba los 500 folios. Ha sido un camino largo que espero que haya merecido la pena.

Si estáis pensando en adquirir un ejemplar, hay tres opciones. Como no podía ser de otra manera en los tiempos que corren, Amazon quizá sea la opción más rápida. También podéis encontrarla en la web de la editorial (https://distrito93.com/catalogo/operacion-petanca/) o, para mí esta es la mejor de todas, pedirla en cualquier librería que trabaje con Azeta como distribuidora. Os dejo mi dirección de correo por si queréis compartir conmigo vuestras impresiones: ignaciobarrosobenavente@gmail.com.

En vuestras manos está el poder evaluar el trabajo realizado. Solo puedo decir gracias a quienes me leáis y espero que la historia que cuenta Operación Petanca os deje un buen sabor de boca.


¡Suscríbete a nuestro Blog!Mantente al tanto de novedades, sorteos, descuentos,...
¿Cómo funciona Libreando Club?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*