Rosario de Acuña y Villanueva (1850-1923) – Biografía & Curiosidades

El siglo XIX fue un momento histórico para el feminismo en España, con el levantamiento de figuras femeninas importantes a la fama que lucharon en contra de las injusticias de género que existían en contra de la mujer.

Es por ello que la lista de escritoras que se dieron a conocer por el movimiento del Realismo y el Naturalismo en España es significativamente más reducida que la lista de escritores hombres.

Aun así, existen múltiples excepciones de autoras que pelearon para que sus voces fueran escuchadas con sus propios relatos, revolucionando las temáticas recurrentes de las obras populares de España del momento.

El ascenso a la fama de cada vez más personajes literarios femeninos dio lugar a una mayor variedad de tópicos de relevancia social presentados a través de las publicaciones más vendidas de España.

Fue toda una revolución progresista ver como nombres de mujeres se mezclaban entre el predominante sexo masculino y presentaban nuevos enfoques en la literatura española. Uno de estos nombres fue Rosario de Acuña.

Esta escritora de Madrid tenía pleno interés en sacar a la luz la represión social que sufrían las mujeres y los grupos pertenecientes a la minoría española mediante sus obras literarias.

No hay duda alguna que las escrituras de Rosario de Acuña empezaron una gran cantidad de discusiones morales entre importantes figuras literarias y políticas durante los siglos XIX y XX.

Justo por esto, sus relatos de “La voz de la patria” y “El padre Juan” se mantienen como dos de las piezas realistas más importantes de la historia española, tratando de temas sociales y culturales importantes con un impulso feminista.

Esta es la razón por la que te traemos un resumen de la biografía de este icónico personaje femenino de España, que peleó en contra de los atropellos de la sociedad e impactó a la cultura de la nación.

Rosario de Acuña

Inicios literarios

Si bien es cierto que Rosario de Acuña y Villanueva es mejor conocida por sus piezas dramáticas de teatro, su origen artístico no fue como dramaturga, sino como poeta mediante la composición de versos realistas.

Desde sus comienzos en la literatura, Rosario cautivó a los críticos españoles con su singular punto de vista, recibiendo elogios por su poesía.

A pesar de la notoriedad que alcanzó mediante sus poemas, fueron sus escrituras teatrales revolucionarias que la llevaron a la fama nacional e internacional.


Denuncias sociales mediante el periodismo

Luego de que Rosario de Acuña se convirtiera en una escritora de renombre local gracias a sus obras poéticas, la escritora utiliza su talento para llevar a cabo publicaciones en el periódico que denunciaban a las inmoralidades sociales.

Desde este momento, Rosario de Acuña y Villanueva se catalogó como una importante voz para quienes no eran escuchados por la comunidad española de la época, expresando una amplia gama de injusticias del país.


Decisiones románticas de gran controversia

Rosario no solo utilizó su notoriedad como escritora para hacer públicas las represiones políticas de la sociedad, sino también con respecto a la fuerte misoginia que prevalecía en el siglo XIX.

En aquél momento, era moralmente incorrecto que una mujer dejara a su esposo, incluso si éste le era infiel. Esto no le importó a Rosario cuando abandona su relación matrimonial al enterarse de la constante infidelidad de su pareja.

Como si no fuera motivo suficiente de polémica para la época, Rosario de Acuña siguió en boca de la población española al iniciar un romance con un hombre más joven que ella, Carlos Lamo Jiménez.


Primera poeta española en ser celebrada

Aunque la vida de Rosario de Acuña se vio envuelta de chismes, era una figura sumamente respetada por los amantes de la literatura, otorgándole diferentes reconocimientos a lo largo de su vida.

Uno de los elogios más importantes de la historia española lo recibe Rosario en el legendario Ateneo Madrileño a finales del siglo XIX, en una velada poética que celebraba sus obras y logros.

Este evento fue completamente revolucionario puesto que era la primera velada de poesía realizada en honor a una escritora mujer, siendo aplaudida no solo por la calidad de su expresión artística sino también por su perspectiva feminista.

La aclamación de sus piezas poéticas y dramáticas también venía de otros escritores importantes del momento, como José de Echegaray y Clarín.



¡Suscríbete a nuestro Blog!Mantente al tanto de novedades, sorteos, descuentos,...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*